La pésima idea que podría definir el futuro de México  

La principal razón para que una iniciativa tenga éxito o fracase es el momento en el que sea implementada, la Reforma Energética se convirtió en prueba de ello.

04/24/2017
759 Views

De acuerdo a la plática TED de Bill Gross, la principal razón para que una empresa o iniciativa tenga éxito o fracase es el momento en el que sea implementada. El caso de la Reforma Energética en México está probando que tiene razón, ya que con todos los beneficios que puede ofrecer a la sociedad mexicana en este momento parece estar fracasando por estar siendo implementada en un mal momento y por lo tanto invita a diversos actores políticos a suspenderla y regresar al modelo anterior.

En julio del 2015 cuando se realizaron las primeras subastas para que el sector privado tuviera acceso a las reservas petroleras mexicanas, bajo el nuevo marco de la Reforma Energética, el precio del petróleo se encontraba en mínimos históricos derivado de una sobreoferta generada por las reservas petroleras de Arabia Saudita en el mercado internacional. Esto provocó una participación relativamente baja de las empresas petroleras y esta situación redujo el precio ofertado.

En este primer ejercicio para aprovechar la Reforma Energética, México no logró los ingresos tan anhelados por abrir el acceso a empresas privadas internacionales y por lo tanto se percibió como un fracaso, por ejemplo el diario español el País título su reportaje de la subasta “Las petroleras desairan la primera subasta del crudo mexicano”. El fracaso de esta primera subasta se dio principalmente por el momento en el que fue lanzada y no por la apertura que podría significar importantes ingresos para el país con una inversión mínima.

Otro efecto negativo de la caída de precios de petróleo en 2015 fue la caída de los ingresos de PEMEX y con ella la capacidad de inversión de la empresa principalmente en el mantenimiento de ciertos activos, en particular las refinerías sufrieron un fuerte golpe en sus presupuestos y por lo tanto se vieron deterioradas afectando su capacidad de producción. Esto aunado con una demanda creciente del energético ha provocado que nuestro país este importando niveles record de gasolina, adicionalmente la depreciación del peso ha hecho que este efecto se siente aún más en el bolsillo de los mexicanos.

En un segundo ejercicio para aprovechar la apertura que representa la Reforma Energética, en enero de 2016 el Gobierno Mexicano anunció que los precios de las gasolinas no se volverían a incrementar, esto bajo la perspectiva que el precio del petróleo seguiría estando bajo y que en 2017 iniciaría la comercialización de las gasolinas en libre mercado y cuyo precio estaría definido por la oferta y la demanda del energético. Sin embargo, hacia finales del 2016 la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) llegó a un acuerdo con Arabia Saudita y limitaron la oferta de las reservas petroleras en el mercado internacional, esto provocó un incremento acelerado en el precio del petróleo y por lo tanto el de las gasolinas por lo que en México se tuvieron que anunciar nuevos incrementos en el precio de las gasolinas, adicionalmente este efecto se asoció directamente con la implementación de la Reforma Energética, lo que causó una mala opinión de la población mexicana de la apertura del mercado de las gasolinas y de la Reforma Energética en sí.

Un tercer ejercicio de la Reforma Energética que llegó en mal momento fue la apertura del mercado eléctrico para los grandes consumidores. La regulación actual permite a aquellos consumidores que tengan una demanda superior a 1 MW, que son principalmente grandes industrias y municipios, acceder a tarifas eléctricas más competitivas a través de un mercado abierto y por lo tanto ya no están obligados a comprarle a CFE, sin embargo, al igual que en el caso de las gasolinas el reciente incremento en los precios de los hidrocarburos ha causado que los precios de la electricidad aumenten rápidamente, sobre todo para la industria que en este año ha visto un aumento en sus tarifas superior al 20% anual, y derivado de la comunicación gubernamental sobre la entrada en vigor de la Reforma la mayoría de las personas asocian este nuevo incremento con la apertura del mercado eléctrico, aún cuando el verdadero causante son los nuevos precios de los hidrocarburos.

De haber implementado la Reforma Energética unos años antes la historia hubiera sido completamente diferente, ya que antes de 2015 los precios del petróleo superaban los $100 dólares por barril lo que hubiera atraído a muchas más empresas con mejores ofertas para acceder a las reservas de petróleo mexicanas en las subastas y con ellos una mejor perspectiva para las finanzas públicas del país. De igual manera si la apertura del mercado de las gasolinas y la electricidad se hubiera dado previo al año 2015, muy probablemente millones de mexicanos hubieran disfrutado de la caída en los precios que se dio durante este periodo y aunque hacia 2016 se diera un incremento de los precios quedaría claro que este no fue causado por la apertura generada por la Reforma Energética.

El fracaso aparente de la Reforma Energética por el mal momento de su implementación empieza a dar sus primeras consecuencias de largo plazo  a través de malas ideas que surgen de diversos actores políticos y que sin duda tendrán un impacto negativo en el desarrollo del país hacia adelante. Para mi la peor de todas ellas es retomar la idea de construir una nueva refinería en México, y me parece la peor porque es la que creo tendrá mayor resonancia en la mayor parte de la población derivado del desánimo que existe actualmente con los primeros efectos que dio la Reforma Energética. Como el muro de Donald Trump atrajo a millones de votantes y lo convirtieron en presidente, la refinería podría atraer a millones de votantes a aquél candidato que se comprometa con desarrollar este proyecto y muy probablemente le de una base importante para ganar la presidencia de México.

Como el mensaje que lanzó Trump a la población estadounidense sobre hacer a América grande otra vez, igual en México podríamos recibir un mensaje similar pero hacia los tiempos cuando éramos grandes productores de petróleo, vamos a hacer México grande nos dirán y lo que necesitamos es una refinería que aproveche todo el petróleo con el que contamos para evitar que empresas internacionales nos vengan a saquear. La verdad es que México ya no cuenta con esa amplia capacidad de extracción de petróleo y producción de gasolina y otros derivados, más aún en los próximos años el mundo no estará demandado en la misma proporción estos productos petroleros. Países desarrollados como Alemania ya están en una franca transición energética hacia fuentes renovables y no son los únicos también países en desarrollo como China están en la misma trayectoria hacia economías libres de hidrocarburos, de acuerdo con la Agencia Internacional de Energía tan sólo en el año 2013 más del 20% de la electricidad consumida en China provenía de fuentes renovables.

La idea de construir una nueva refinería en México se calcula en $210 mil millones de pesos una cantidad de recursos altísima para un país que requiere decidir bien en que invierte. La principal razón que nos dan los políticos que impulsan esta idea es por la seguridad nacional, evitar que nuestra economía se pueda frenar por el desabasto que puede ocasionar el no poder importar el energético, a lo que yo respondería y ¿por qué nuestra economía tiene que ser dependiente de la gasolina cuando contamos con interminables recursos renovables como el sol, el viento, la geotermia, las mareas, los ríos? Me parece que el transitar hacia una economía menos dependiente de los hidrocarburos no está tan lejana, ya que los precios de las tecnologías renovables han bajado significativamente en los últimos años.

Adicionalmente ya en México se trabajan diversos proyectos para avanzar la movilidad sin emisiones a partir de vehículos eléctricos diseñados y producidos en nuestro país. Si hablamos de verdadera seguridad nacional tenemos que evaluar todas las alternativas y no sólo aquellas populistas que puedan ganar votos. Mirando hacia adelante una refinería no tiene futuro, eso es lo que ha pasado en Estados Unidos donde pasaron de tener una capacidad instalada de 300 refinerías a 150 sólo la mitad, ¿por qué avanzar a un camino de tan corto plazo? ¿Qué pasaría si invirtiéramos los $210 mil millones de pesos en una combinación de apoyo a la movilidad sin emisiones y la incorporación de más generación eléctrica con renovables? Yo creo que la respuesta sería un desarrollo económico con más empleo, menores riesgos por fluctuaciones de precios y sobre todo un futuro más sustentable para todas las generaciones de mexicanos actuales y por venir.

La construcción de una refinería sería un claro retroceso y está teniendo resonancia en la población por un mal momento de implementación de una Reforma Energética que era tan necesaria para el país. Mi propuesta sería que ante esta coyuntura generada por un mal momento aprovechar aquellos beneficios de la Reforma que son atemporales y no dependen de buenos o malos momentos, como es la capacidad de inversión en fuentes renovables y la comercialización de energía eléctrica distribuida sin una regulación extenuante. A mi parecer la nueva regulación dota al Gobierno Mexicano con herramientas para guiar al país hacia una transición hacia fuentes más limpias de manera más acelerada y esa es la intención de la Reforma en sí, si actualmente los precios de los hidrocarburos son altos exporta tu petróleo a quien lo necesite e invierte en fuentes renovables que son sustitutos de la gasolina y el gas, las señales de precios son claras y contamos con el marco legar y regulatorio para girar en este sentido, el no hacerlo nos costará mucho por generaciones. El hecho de construir una refinería en este momento es ir en contrasentido de la economía, la lógica y el desarrollo de nuestro país.

Esta pésima idea podría definir el futuro de nuestro país al igual que el muro definió el de Estados Unidos, es por esto que es necesario contrarrestar los malos resultados momentáneos de la Reforma con acciones concretas que demuestren su amplio potencial, en particular impulsar programas de apoyo a la movilidad eléctrica sin emisiones que paulatinamente reduzca nuestra dependencia del petróleo nacional o internacional y también invertir en la generación distribuida con fuentes renovables para depender cada vez menos también de la importación del gas natural como nos lo acaba de decir en su reciente visita a México el premio nobel de economía Joseph Stiglitz. Si realmente queremos seguridad nacional y menores costos de producción y movilidad de manera permanente debemos alejarnos de aquellas propuestas retrogradas y exigir cambios radicales en nuestra manera de generar y consumir energía, esto ya está contemplado en la Reforma Energética y lo debemos aprovechar.

You may be interested

Cada vez más aves marinas mueren por ingesta de globos
Conservación
6 shares1,138 views
Conservación
6 shares1,138 views

Cada vez más aves marinas mueren por ingesta de globos

Alejandro Aguirre - Mar 04, 2019

En un estudio publicado por la revista Scientific Reports, los globos o fragmentos de globos son los desechos marinos que…

El Récord Guinness por plantar más árboles
Acciones
6 shares991 views
Acciones
6 shares991 views

El Récord Guinness por plantar más árboles

Alejandro Aguirre - Mar 01, 2019

La idea de reforestación casi siempre se ha asociado con algo bueno, podríamos decir que se trata de una acción…

Esta experiencia de realidad virtual te transforma en árbol
Tecnología
13 shares963 views
Tecnología
13 shares963 views

Esta experiencia de realidad virtual te transforma en árbol

Alejandro Aguirre - Feb 27, 2019

Sin duda la realidad virtual nos ha abierto caminos a mundo que de otra forma no seríamos capaces siquiera de…

Leave a Comment

Your email address will not be published.